27 jun. 2011

El espejismo de la ensoñación

Muchedumbres embotadas por una utopía.
Las gentes se agolpan para introducirse en un sueño,
un sueño que es posible que se desvanezca como una ráfaga invernal, que no vuelva a resurgir de las cenizas nunca más.
Aún así, ellos siguen anhelantes. Parpadeos rápidos, llenos de expectación.
Sin embargo el tiempo angosto traza su camino y Morfeo, orgulloso, no da su brazo a torcer.
Impide la llegada de ese sueño lleno de esperanza y luz, para un pueblo que derrama la sangre de sus semejantes, que ha conseguido secar los ríos centenarios con un solo dedo.
¿Realmente creéis que os merecéis esta dádiva onírica?
Ilusos mortales...
Seguid intentando alcanzarla pues será la única rendición a todas vuestras fechorías.

14 jun. 2011

Reflexiones hasta que salga el sol.

Angustiosa noche que me atormenta.
Triste cielo sin luna alguna.

Marchitas ya las esperanzas, ciegos los corazones que buscan calor. Solamente deseo dormir atrapada en un dosel de sedoso caos...
Irreverente caída hacia un lugar mejor, más aguarda ¡todo es mentira! solamente una ilusión creada por mi mente atiborrada de pesares profundos y dolor maltrecho.
¿Cómo podré liberarme de las ataduras? Esas que frenan mi avance, que carcomen mis
sueños hasta que no quede ni uno, reduciéndolos a polvo cenizo de mal augurio.

Abro los ojos y eres tú quien me salva de nuevo. Destruye mis temores con el fiero rugido del alba, acorrala a la niebla del yugo que me tiene prisionera y retenla en una caja de fino diamante en el más profundo abismo.
Sé que podrás, confío en ti al igual que siempre lo he hecho.
¡Silencio! la Paz está aquí. Ha venido traspasando mundos, cerrando heridas, recordando viejos tiempos de sonrisas destellantes.
Dame la mano, pues el fin de la voraz hambre de calma que tanto necesitaba, por fin ha llegado.